Tantra alquimia de transformación humana


El Tantra es una herramienta, una alquimia de transformación humana. Es un camino que conduce a la liberación. Primeramente empieza por el cuerpo. El cuerpo físico es, para el Tantra, el inicio de la búsqueda espiritual, es el templo dentro del cual el individuo juega el Juego de la Vida (Lilah). Comienza desde las raíces para poder conocer las alas. Muchos sistemas de espiritualidad niegan el cuerpo, el deseo y el sexo. El Tantra acepta el cuerpo como sagrado, el deseo como puente de trascendencia y el sexo como fuente de placer, meditación y éxtasis espiritual. Se comienza con el cuerpo, el sexo y sus funciones. El cuerpo necesita atender varios aspectos para tener salud, para poseer mayor caudal energético y así vibrar en armonía con el universo que es un gran cuerpo. Es una corriente de pensamiento que busca la completa libertad y realización del individuo en todos sus planos. Su origen es matriarcal, no dogmático ni represor, ni sujeto a creencias sino que basa todo su potencial de aprendizaje en la experiencia. Hace énfasis en la facultad femenina de la vida y por ende no mutila ni condena a la mujer como los sistemas patriarcales. Etimológicamente, Tantra significa tejido para la expansión de la consciencia, y para ello tiene múltiples técnicas en arte, ciencia, mística, yoga, danza, respiraciones, masajes, espiritualidad, actitud y enfoque maravillado de la vida. Su psicología es actuar, sentir

ORIGEN DEL TANTRA

El Tantra es una vía espiritual y su historia se sitúa muy lejos en el tiempo. El más antiguo texto tántrico se situaría en el siglo VI antes de Cristo. La enseñanza era en forma oral, y los primeros escritos que conocemos tienen 2.000 años de antigüedad. El Tantra se ha desarrollado en la India, luego llega a China y Tíbet. Hay varias líneas de Tantra. El sendero de la derecha es budista, donde la diferencia es que la relación sexual es imaginaria, donde se enfatiza en la meditación. El Tantra de la izquierda es hindú, donde sí se practica el acto sexual, más todas las demás prácticas energéticas. También está el Neo Tantra, donde se puede acceder a estados de conciencia expandidos, dejando de lado algunos rituales que no son familiares al mundo occidental produciendo los mismos resultados con otros entendibles y practicables para todo público. Tiene una línea abierta a las relaciones sexuales, por lo que podemos llamarlo de la vía izquierda. Este camino incluye la fabricación de mandalas, los símbolos, el uso de la conciencia y la energía creativa, la respiración, la movilización energética y la práctica sexual canalizada hacia los espacios sagrados de la conciencia en pos de la unidad del hombre y la mujer, de Shiva y Shakti, del Dios y la Diosa.

¿A QUE APUNTA? "Ya eres perfecto, no quieras luchar por ser alguien", dice Osho, maestro espiritual tántrico. No hace falta crear conflictos interiores, el trabajo consiste en desprenderse de la oscuridad que impide ver el diamante, de lo que nos impide expresarnos. El Tantra produce transformaciones internas, alquimiza la energía. Lleva de la depresión a la celebración, de lo rígido a lo flexible, de la crítica a la creatividad, del impulso ciego a la conciencia. A través de la práctica diaria vas cambiando, evolucionando, porque la perfección es perfectible, no tiene límites ni es estática. Los coches del año 60 eran perfectos para "aquella época", eran lo mejor para su tiempo, ahora en el año 2003, los coches son más perfectos que antes, se han superado. La perfección es ahora, y de ahora en ahora es cada vez más perfecta. El Tantra apunta al completo desarrollo de la conciencia, libre en todos sus campos y para ello no rechaza el mundo, ni lo considera ninguna ilusión sino algo bien real, toma a la Tierra como una escuela más de vida.

LA UNIDAD PRIMARIA: Shiva y Shakti El Tantra es una corriente holística, holos, total, completa. Permite que el ser humano atraviese el puente hacia la conciencia sagrada e iluminada apoyándose en lo mundano. No divide lo que es material y espiritual sino que dice que toda división es falsa, que siempre estamos unidos eternamente al Universo, Uno, Tao, Absoluto, como quiera que sea el nombre que le coloquemos. De la Unidad Original, el juego de la energía se transforma en dos polaridades, la dualidad, Shiva o el Principio Masculino y Shakti, el Principio Femenino. Entre ambos opuestos que se complementan se hace la luz. En micro escala este fenómeno se presenta de muchas maneras, por ejemplo, un enchufe tiene el macho y la hembra, al enchufarlos se genera la luz a través del cable que sería la vida. Este principio femenino-masculino se encuentra en equilibrio permanente: mujer y hombre, luna y sol, frío y calor, húmedo y seco, verano e invierno, etc.

ILUMINACIÓN El objetivo de la práctica tántrica es el despertar, la iluminación de la conciencia. Muchos caminos espirituales quieren el moksha, el nirvana, el samadhi, la liberación del alma entremezclada por siempre con el alma universal. Lo que varían son los senderos. Se apoya en técnicas especiales que abren desde tus sentidos físicos, puertas de percepción, hasta la actividad sexual es tomada como sadhana, práctica espiritual, oportunidad de iluminación. Aquí se usa el sexo ritual, maithuna, para que la energía psico-espiritual, kundalini, se despierte en la zona sacro-sexual y ascienda por el conducto de la columna astral, sushumna, hacia lo alto de la cabeza, el chakra de la

coronilla, sahasrara, provocando la iluminación. Este proceso puede ser gradual o repentino. Obviamente, como todo en la naturaleza, los cambios son suaves y llevan cierto tiempo. Sólo las catástrofes son repentinas y como consecuencia destructivas. Paso a paso, purificando el cuerpo, tornándolo flexible y fuerte, alimentándose de energía, prana, a través de ejercicios respiratorios, pranayamas , posturas físicas, asanas y danzas, limpiamos los nadis , los meridianos del cuerpo energético, purificando las emociones y pensamientos, intensificando la sadhana, el entrenamiento individual o grupal, iremos camino a la iluminación.