TRATAK: La técnica de fijar la mirada

July 20, 2017

Para esta técnica puedes utilizar una vela o cualquier objeto que pueda cautivar tu atención. 

Comenzar utilizando una vela me parece una buena elección.

 

Siéntate en silencio con tu espalda recta y tu cuerpo relajado. Cruza tus piernas y descansa tus manos en posición simétrica.

Si te es muy difícil sentarte así, puedes comenzar en una silla. 

 

Coloca la vela a 1 metro de distancia, idealmente que quede a la altura de tu entrecejo.

Fija tu mirada directamente en ella. evita pestañar.

Tus ojos comenzarán a lagrimear y se lubricarán naturalmente. 

Puedes iniciciar la práctica por 10 minutos e ir subiendo 10 minutos por semana hasta llegar a 1 hora. 

 

Se deben tener ciertas consideraciones.

 

*Procura oscurecer al máximo la habitación en donde estés. Es mejor hacer la práctica durante la noche.

*Deja pasar tus pensamientos sin identificarte con ellos.

*Nunca quites los ojos de la llama de la vela.

*Evita al máximo cualquier movimiento 

 

 

Aquí les comparto un comentario del maestro Osho sobre esta técnica: 

 

Si miras una llama durante un período prolongado, durante algunos meses, y una hora al día, tu tercer ojo comienza a funcionar perfectamente. Comienzas a estar más alerta, más lleno de luz.

La palabra “tratak” proviene de la raíz que significa lágrimas… de manera que tienes que mirar a la llama hasta que las lágrimas comiencen a brotar de tus ojos. Sigue contemplando, sin pestañear, y el tercer ojo comenzará a vibrar.

La técnica de fijar la mirada no tiene realmente nada que ver con el objeto: guarda relación con la contemplación misma. Pues tú te pones a foco cuando miras sin que tus ojos pestañeen, y la naturaleza de la mente es estar constantemente en movimiento.

Si tienes la mirada realmente fija, totalmente inmóvil, la mente se verá en problemas necesariamente. La naturaleza de la mente es moverse de un objeto a otro, moverse constantemente. Si contemplas la oscuridad o la luz o alguna otra cosa, si realmente tienes la vista fija, el movimiento de la mente se detiene.Si la mente se sigue moviendo, significa que su contemplación no está allí; estarás pasando por alto el objeto. Cuando la mente se va a algún otro lugar, te olvidarás, no podrás recordar qué cosa estabas mirando. El objeto, físicamente, estará allí, pero para ti habrá desaparecido, porque tú no estás allí; te has movido en el pensamiento.

 

Fijar la vista, tratak, significa no permitir que tu conciencia se mueva. Cuando no estás permitiendo que la mente se mueva, esta lucha. Al comienzo lucha arduamente, pero si sigues practicando el fijar la vista, poco a poco la mente deja de luchar. Por momentos de detiene. Y cuando la mente se detiene, deja de haber mente, pues esta puede existir sólo en movimiento. Cuando no hay movimiento, el pensamiento desaparece… no puedes pensar, porque pensar significa movimiento… moverse de un pensamiento a otro. Es un proceso. Si fijas la vista continuamente en una cosa, totalmente consciente y alerta… Porque puedes fijar la vista con los ojos muertos, y entonces podrás seguir pensando. Puedes mirar con los ojos de un muerto, pero tu mente se estará moviendo. Eso no será de ninguna ayuda. El fijar la vista significa que no sólo tus ojos, sino que toda tu mente está enfocada a través de los ojos. Entonces, cualquiera sea el objeto (este depende si a ti te gusta la luz, está muy bien, si te gusta la oscuridad, bien), el objeto es, en realidad, irrelevante, de lo que se trata es de detener completamente la mente en tu mirada, de enfocarla de modo que el movimiento interno… la intranquilidad, se detenga… que la fluctuación interna se detenga. Estás simplemente mirando, sin hacer nada… ese mirar profundo te cambiará completamente… se convertirá en una meditación. 

 

Osho. El libro naranja

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Facebook Social Icon
  • Instagram
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon

© 2017. swamidharmen.com

Swami Dharmen